Viaje a San Juan de Luz

Este ha sido mi corto viaje de semana santa. San Juan de Luz es un pueblo de la costa vasco-francesa. En 1660 ocurrió un acontecimiento que marcó a esta villa. El entonces Rey de Francia, Luis XIV contrajo matrimonio con la infanta española Maria Teresa de Castilla. Cuarenta años más tarde, el Rey Luis XIV, consiguió instaurar en España la dinastía borbónica, que al parecer, era su intención al casarse con la infanta Maria Teresa.

San Juan de Luz ha sido un pueblo de pescadores donde en el siglo XI sus habitantes estaban considerados como unos de los mejores arponeros de Europa, que exclusivamente se dedicaban a la caza de ballenas.

Mi viaje ha sido corto pero intenso, y como el tiempo ha acompañado he podido visitar lo que tenía previsto. Imprescindible visitar la calle más importante de San Juan de Luz, la calle Rue Gambetta. En esta larga calle, te vas a encontrar con tiendas de ropa, tiendas típicas de productos vascos, heladerías y creperías, etc… Al comienzo de la calle, está la plaza de Luis XIV, donde hay un par de terrazas para comer o tomar algo. En mitad de la calle está la iglesia de San Juan Bautista declarada monumento histórico y fue donde contrajeron matrimonio el Rey y la infanta,

La siguiente visita es al puerto de pesca y a la playa por un agradable paseo en el que podemos ver los elegantes chalets del paseo marítimo. Siguiendo el largo paseo llegamos hasta lo alto de la colina donde se pueden observar unos acantilados impresionantes.

Otra de las cosas que quería ver era el fuerte de Socoa. Para comprender el origen del fuerte de Socoa, hay que retroceder hasta el siglo XVII donde San Juan de Luz tuvo una transición, pasó de la pesca como principal actividad económica a la piratería y la localidad pasó a ser la base de los corsarios vascos, donde principalmente saqueaban a los ingleses y españoles en nombre del Rey y de esa manera consiguieron enriquecer la localidad. Por lo tanto, el fuerte de Socoa fue construído por Luis XIV para proteger de los invasores españoles el puerto de Ciboure, (pueblo anexo y separado por la desembocadura del río Ugarana de San Juan de Luz).

Desde San Juan de Luz hasta el fuerte de Socoa se puede ir por un paseo de unos cuantos kilómetros admirando toda su costa. Yo recomiendo con buen tiempo y sin prisa a hacerlo andando, hay muy buenas vistas y sitios donde pararse a fotografiar. Antes de llegar al fuerte de Socoa, pasamos por un par de playas y por un pequeño puerto de pesca, donde existen varios restaurantes para reponer fuerzas después del paseo.

Y si ya estais cansados de pasear, de ciudad y os apetece naturaleza y además con unas vistas increíbles, el siguiente destino es montaros en el único tren de cremallera de Europa para ascender al monte La Rhune, a 700m de altura. La estación se encuentra a 15 minutos en coche de San Juan de Luz, en la localidad de Sare. La ascensión dura unos 35 minutos en un tren de madera que os ofrecerá unas vistas únicas. Y ya en lo alto, podréis divisar Hondarribia, Donostia, el parque natural de Peñas de Aya, los pirineos, etc…, vamos, unas vistas de altura.

Pero mejor que imaginaros mi viaje con estos párrafos, os muestro las imágenes para que os hagáis una idea de lo que podéis ver si algún día os animáis a visitar esta zona.

Ver Fotos

Me gusta
0